Blog para LAtinoamérica

Blog para LAtinoamérica

viernes, 8 de enero de 2016

Propósitos Fáciles Que Te Traerán Mucha Felicidad


¿Recuerdas cómo el año pasado hiciste el propósito de dejar los carbohidratos? ¿Ahorrar algo de dinero de cada uno de tus pagos? ¿Ser voluntario en un refugio local? ¿Dejar de juzgar a las personas? ¿Alguno de esos te funcionaron?



Para el 2016, en vez de fijarte expectativas poco realistas y decir “luego lo cumplo” el 20 de enero y en seguida encender el televisor y ver un programa mientras devoras una pizza con masa rellena de queso, intenta lograr estos cambios factibles que en realidad podrán durar hasta febrero o más. Y si intentarlos todos te resulta un poco abrumador, inicia sólo con uno.



Reduce la cafeína

Una buena idea sería reemplazarla por té verde. Se supone que eso sería SENCILLO, pero a veces es mejor comenzar poco a poco con pequeños (pero grandes) pasos. Haciendo esto te ayudará a reducir el nerviosismo y mejorar la calidad de sueño entre otras cosas. 

Si te opones totalmente a reducir a la mitad tu consumo de cafeína por las mañanas, al menos inténtalo para la dosis de la tarde. Los suplementos que contienen té verde o ginseng pueden ser una opción increíble pero con muchos más beneficios a largo plazo.




Toma a diario un suplemento nutricional 

En caso de haber ignorado cada artículo relacionado a la salud el año pasado (¡es posible!), permíteme presentarte los suplementos: éstos contribuyen a mantener la salud y el bienestar. 

Pueden ser vitaminas, minerales, hierbas u otras plantas, amino ácidos (los cimientos individuales de las proteínas), u otras partes de estas sustancias. Pueden presentarse en forma de pastillas, cápsulas, tabletas o líquidos. ¡Muy fáciles de agregarlos a tu vida diaria!



Incorpora vegetales en tu desayuno

Los cambios alimenticios más exitosos surgen por agregar, no por quitar, así que en lugar de decirle no al azúcar/harinas/lácteos/comida rápida/ etc., quítate la ansiedad con cosas buenas. 

¿Vegetales para el desayuno, quizá? Sí, tal vez no sea tan malo. Elige una avena sabrosa acompañada con espinacas y champiñones salteados, o un omelet con repollo y berenjena, una malteada de proteína, una tostada de aguacate con cebolla y tomate. ¡ENSALADA para el desayuno!




Fuente: http://www.huffingtonpost.com/

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.

Blogging tips